.
.

Mi Tata y su chacra (Artemio Ramírez Bejarano)




Mi Tata y su chacra




********

Mi canto es un homenaje 

profundo, triste y sincero, 

pa'l loncco que siempre vive 

aquí...”dentro'e” mi pecho”




Y    es que pa'tuitos los tatas 

sobre todo, de mi pueblo,

“he'i amontomán” hartos choclos 

pa' descoloncharlos luego, (¡pucha con el frío!)




Y    es que madrugué con el lucero 

pa' dirme hasta la tablada,

y me tiré pue'l “atajo” 

“pa' vesitar” a mi tata.




Y    lo “devisé dende” lejos

(¡pucha!) y ah i me puse a “ccotimbiar” 

junto con mi burro “ccoro” 

pa' luego, luego llegar.




Pero me gustó la estampa (oigasté) 

de verlo tuavía “erguíu”, 

aunque ’stá ya medio “curco” 

pero no se da por “vencíu.”




Y    “ahí me lo veyo” a mi tata 

como “catiándolo dende” lejos, 

y se me vienen al punto 

cuando “le'escrebí” estos versos:




Con del “aijón” en la mano 

va “aijoniando” la yunta, 

los “güeyes” van resoplando 

y el loncco que los “rempuja”.





Dizque “dende” la mañana

 “li'ha metíu juerte” al surco, 

pa' sembrar una esperanza 

y cosechar “güenos” frutos.




Y   ahistá tuito sudor y polvo (oigasté) 


lo güeno se dice- es la tierra, 

abriéndole la “verijas”

a lo macho y sin tregua.





No le falta..., y es muy cierto, 

su chicha y su “resacáu” 

pa' remojar el “guargüero” 

y no sentirse “cansáu”.




¡Pucha! Con la yunta mañosa, 

mañosa como ella misma

-se dice- y sigue adelante 

entre gritos y entre risas.





Y   mira “pa'l lau del raccay” 

como vigilando la “chuclla” 

quitándose su “huacali”, 

“ahí'stá pue'” que me saluda.





Y   al rato “nomá” regresó 

lampa’l hombro y “pataccala”, 

“ergulloso” como el Misti, 

“de'esos lonccos” bien trejos 

que trabajan y trabajan.





“Laclamos” un “güen” rato, 

de mi vida, de la suya, 

nos “macmamos” unos tragos, 

y sin hacer mucha bulla.





Ya había “pasáu el ccasqquento”, 

nos dimos un “juerte” abrazo, 

-me voy tata-, y en silencio nos 

despedimos llorando.




Cogí mi burro “ccoro” y pu'el 

mismo atajo, eso sí, mi'alejé 

di'aquella “chuclla”

 cantándome un yaraví.


**************
Artemio Ramírez Bejarano

.